Xochicuautla, el ecocidio de Peña Nieto

La comunidad otomí invita a un campamento en el bosque Otomí-Mexica, pero no es un veraneo banal, llaman a la población a resistir el envío de la maquinaria y los granaderos que destruyen su territorio para construir la autopista Toluca-Naucalpan, que conectaría al Distrito Federal con las placenteras zonas boscosas del esparcimiento élite en Santa Fe.

Enrique Peña Nieto tiene un compromiso, decretó la expropiación de casi 38 hectáreas del terreno perteneciente a la comunidad de San Francisco Xochicuautla, espacio sagrado de los otomíes, tarea que delegó a una filial del grupo Higa —propietarios legales de la 'Casa Blanca' el palacio de la familia presidencial.

Los otomíes invitan a una estadía en resistencia. Una participación que implica la recuperación de los recursos naturales, una constante en todos los ecosistemas nativos de México.

Esto es Radio Indígena...